4 manualidades con cordón de algodón trenzado

El cordon algodon trenzado es un material económico y que se encuentra en todos los colores. Esto hace que sea perfecto para realizar manualidades en casa, tanto para los adultos como para los niños. Una fantástica manera de tener a los peques entretenidos durante toda una tarde de fin de semana, sobre todo cuando llega el mal tiempo.

Macramé. El macramé estuvo muy de moda hace años y vuelve a ser tendencia ahora que se lleva lo natural y lo hecho a mano. Esta forma de trabajar con cordón vale tanto para hacer un bonito macetero como para realizar un cinturón. Un trabajo que da gusto hacer porque es sencillo y luce mucho y siempre gusta tener cosas tan personales en casa o para usar como complementos.

Collares. El cordón de algodón trenzado es perfecto para engarzar todo tipo de collares. En sus versiones más finas puede valer incluso para las perlas. Y es que pasado algún tiempo es fácil que los collares acaben rompiéndose porque los cordones usados para unir sus abalorios se pudran. Cambiar el cordón puede hacer que el collar se vea de nuevo impecable y resista mucho más, sin riesgo de que las cuentas o perlas acaben tiradas por el suelo y perdidas.

Pulseras trenzadas. Encontramos este tipo de pulseras en todos los mercadillos y ferias. Son muchos los artesanos que se dedican a hacerlas y que además le dan su toque personal. Usan para sus creaciones cordones finos de diferentes tonos y logran diseños muy personales y únicos que se llevan a vender tan bien como cualquier otro elemento de bisutería. Los mejores con este tipo de técnica son capaces hasta de crear letras o diseños únicos personalizados que tienen mucho más valor.

Mordedores para perros. Con el cordón grueso trenzado de algodón también se pueden hacer mordedores para perros de diferentes tamaños. Estos mordedores caseros permiten que el perro juegue y se desahogue sin usar para ello nuestra ropa o nuestros zapatos. Aunque son ideales para los perros cachorros, también sirven para que el resto de canes puedan jugar. Pueden lanzarse para que vayan a cogerlos o pueden ser ese juguete con el que les encanta esconderse en casa para mordisquear a gusto.

Todos estos trabajos puede hacerlos cualquiera en casa y hay en Internet muchos tutoriales que permiten seguir las pautas y conseguir diseños muy atractivos.

Tipos de yogur que puedes encontrar en un supermercado

En la sección de yogures de un supermercado puedes encontrarte una gran variedad de yogures. Cada vez existen más y son más difíciles de clasificar. Pero esta vez vamos a centrarnos en tipos de lácteos, es decir, en yogur hecho con leche de vaca de toda la vida. Estas son las variedades más frecuentes:

-Los yogures naturales clásicos. Es el yogur propiamente dicho. Se hace con leche y fermentos lácteos. Tiene un gusto ligeramente ácido y por eso mucha gente el añade azúcar o edulcorante. La base de todos los demás yogures.

-Los yogures desnatados o 0%. Pueden ser desnatados o con sabores pero son básicamente yogures que se realizan con leche desnatada o 0%. No tienen grada y por eso resultan mucho más ligeros. Los favoritos de los que quieren cuidar su línea.

-Los yogures azucarados. Yogures naturales a los que ya se les añade el azúcar. Son los naturales clásicos pero al tener incorporado el dulzor son muy prácticos porque se pueden llevar a cualquier sitio sin tener que añadir nada. Existe la variedad de desnatado o 0% edulcorado, con edulcorantes artificiales. La versión ligera pero también apta para llevar.

-Los yogures de sabores. Los yogures de sabores son yogures naturales a los que se les añade un aroma para que nos de la sensación de que contienen frutas. Pueden tener cualquier gusto, a veces no frutal como los que tienen aroma de vainilla. En muchas ocasiones también tienen colorantes, naturales o artificiales, para simular el color de la fruta a la que saben. Podemos encontrarnos normales o desnatados.

-Los yogures con frutas. Estos llevan fruta de verdad, cortada en trozos. En algunas ocasiones llevan purés de fruta, esto es, un poco de fruta con bastante azúcar. Por eso, hay que tener cuidado con la versión que se compra. También existen desnatados con frutas.

-Los yogures griegos. Los yogures griegos son yogures naturales o con sabor pero con una textura mucho más densa porque tienen incorporada nata. Su gusto es más dulce que el yogur normal y resultan muy cremosos.

-Los yogures con mermeladas y otros dulces. Este tipo de yogures suelen estar compuestos por un yogur natural y, en el fondo del vaso, una capa más o menos generosa de mermelada que se puede mezclar para darle al yogur el gusto elegido. En otras ocasiones, pueden tener trozos de bizcocho, de tarta o de chocolate.

3 Estilos de despacho que triunfan

Montar un despacho es ahora más fácil que nunca gracias a los muebles de despacho online que puedes encontrar en Internet y que encajan con todos los estilos. ¿Eres una persona clásica o moderna? ¿Quieres un sistema de trabajo convencional o prefieres un ambiente de oficina polivalente? Todo puede conseguirse con los muebles adecuados y el estilo correcto. Veamos qué tipos de despacho están de moda.

  1. Despachos clásicos. Cada vez están menos de moda, pero siguen siendo los favoritos de ciertas profesiones, como los abogados. Son despachos con muebles de diseño clásico, con bastantes muebles y muchas estanterías abiertas para tener a mano todo el material de trabajo.

Lo más imponente suele ser la mesa de despacho, de madera de calidad y gran tamaño, con una silla señorial a juego y complementos antiguos o con un diseño que imita a las antiguas lámparas de escritorio o a los pisapapeles clásicos.

Es importante que estos despachos sean muy luminosos para no acabar teniendo una imagen excesivamente vetusta y triste. Una pincelada de modernidad, como un cuadro de diseño actual, puede darle mucha vida a estas habitaciones.

  1. Despachos minimalistas. Son el estilo de despacho moderno más utilizado. Mesas amplias, despejadas y espacios abiertos. Los muebles, a medida desde el suelo hasta el techo, con puertas lisas que pueden dar la sensación de pared cerrada. Las tonalidades de madera natural o el blanco son las tendencias.

Todo en orden y muy iluminados, estos despachos escapan de elementos ornamentales que no son imprescindibles, como las grandes alfombras o las estanterías abiertas repletas de fotos o de recuerdos de congresos.

Las paredes empapeladas de títulos dan lugar a espacios despejados, pintados en colores claros y que ofrezcan sensación de amplitud.

  1. Despachos compartidos. Es un tipo de despacho muy actual. Ahora, los espacios compartidos están de moda. Por un lado, ahorran mucho espacio, especialmente en empresas en las que los trabajadores no necesitan estar en el despacho todo el día sino que comparten el tiempo con trabajo en el exterior o desde casa.

En lugar de habitaciones de mayor o menor tamaño cerradas, se habilitan grandes sanas con mesas corridas que permiten tanto el trabajo individual como el trabajo en grupo. Los despachos cerrados se utilizan por todo el mundo cuando tienen que recibir a un cliente o mantener una reunión que precisa de un carácter más confidencial.

Confiar en los demás

Soy una mujer bastante escéptica y no me fio mucho de los arrebatos de entusiasmo de la gente de mi alrededor y mucho menos de lo que leo por ahí. Como se suele decir, “hasta que no lo veo, no lo creo”. Y no es una cuestión de madurez, soy joven y creo que siempre he sido así: nunca me ha gustado seguir las tendencias si yo misma no comprobaba antes que valía la pena. Pero una no siempre lleva la razón y, de vez en cuando, hay que saber confiar un poco en los demás. En un mundo como el nuestro el individualismo extremo tampoco es la solución. 

Con la medicina estética he recibido una valiosa lección. Yo era de las que desconfiaba mucho de la cirugía e incluso menospreciaba un poco a las personas que lo hacían por una cuestión puramente estética. Pero un buen día me harté de mis acúmulos grasos y no vi ninguna opción para eliminarlos. La dieta y el gimnasio no eran suficientes. Y aunque por alguna amiga sabía que existía la posibilidad de hacerme una liposucción me negaba a preguntar siquiera por orgullo.

Un día decidí ir a una clínica de ‘incógnito’. Busqué una clínica que tenía muy buenas críticas en internet, pero lo suficientemente alejada de mi entorno para no coincidir con nadie. Me daba pánico que alguna de esas personas que yo podía haber criticado me vieran haciendo justamente lo que yo criticaba.

La primera toma de contacto fue bien. Vi que allí había gente muy profesional que se tomaba aquello con una gran seriedad. No en vano, entrar en un quirófano siempre es un tema serio, aunque sea por una cuestión estética. El cirujano me explicó de forma muy clara lo que podía suponer para mis acúmulos grasos la operación y me convenció.

Tras esta primera cita llegué a la conclusión de que mantener el secreto no iba a ninguna parte así que se lo dije a una amiga que ya se había hecho una liposucción. Aunque hubo alguna sonrisa irónica, bien merecida, me animó a hacerlo… y a no ser tan orgullosa.

La producción, clave para el éxito de un producto audiovisual

Los que cursan un Master en produccion audiovisual Madrid saben que van a jugar un papel muy importante en el éxito final de cualquier producto. Su papel es muy importante y comienza cuando el proyecto es todavía un idea que no se ha acabado de gestar.

El se va a encargar de estudiar qué es lo que hace falta para sacar adelante el proyecto y con qué medios se cuenta. Tratará de encontrar la financiación necesaria en caso de que no se tengan todos los recursos que pueden necesitarse para sacar adelante el proyecto y se asegurará de que todo se invierta de forma que la relación calidad y precio sea la mejor.

Pero el dinero no es lo único que interesa al productor, también se encargará de asegurarse de que el proyecto tiene calidad artística y por eso suele ser el encargado de contratar a los diferentes profesionales que llevan a cabo todos los trabajos de un producto audiovisual.

Se encarga de que todos los que trabajan en el proyecto tengan las cosas al día en el aspecto legal, como los salarios y los seguros. Evidentemente, este tipo de trabajos puede delegarlos en gestorías, pero será siempre el responsable de contratarlas y de ver que están llevando a cabo su trabajo de forma óptima.

Por tanto, un buen productor tiene que tener una buena visión de los negocios y saber gestionar el dinero, pero también tiene que tener visión artística. Y, además, tiene que ser versátil porque en el mundo de la producción audiovisual pueden tocarse muchos palos y no es lo mismo gestionar un programa de televisión en directo que uno de radio o la producción de un corto para televisión.

También tiene que ser un buen coordinador anticipándose a todas las necesidades para que todo esté a punto y siempre se cuente con el personal necesario para cada trabajo y no se pierda tiempo ni dinero de manera innecesaria.

En algunos casos, se encargará de coordinar el trabajo de postproducción para que el producto llegue a tiempo a su destino estando listo para ser proyectado en salas de cine o en la televisión en las fechas previstas, sin ser por tanto responsable de retrasos que pueden causar muchos problemas y muchos gastos.

A medio camino entre artista y gestor, el productor es una figura muy importante y muy poco conocida en el mundo de los productos audiovisuales.

Las zapatillas del futuro 

El futuro ya está aquí. Solo hace falta asomarse a la ventana para comprobarlo. De hecho, muchos de nosotros llevamos semanas sin poder hacer nada más que eso: mirar por la ventana. El futuro es gente con mascarilla, muy alejados unos de otros, y pidiendo cita previa para ir a la tienda. No es un futuro muy halagüeño en algunos aspectos, pero a buen seguro que sacaremos muchas cosas positivas de todo esto a largo plazo.

Y es que, según muchos expertos, tras crisis sanitarias de este tipo, el consumidor tiende a apostar por productos y servicios que aseguren respeto por el medio ambiente y por la sostenibilidad. Y la sostenibilidad no solo consiste en apostar por materiales reciclables, evitando en la medida de lo posible los plásticos o el cuero, sino que también consiste en respetar la dignidad de los trabajadores, apostar por el comercio local, etc.

Por eso, productos como el calzado vegano se está poniendo de moda entre muchos consumidores. Los empresarios del sector de la moda son conscientes de que este sector tampoco escapa a la sostenibilidad: “ningún proyecto puede obviar el criterio de la sostenibilidad tanto en el propio funcionamiento de la empresa como en la estrategia de marketing”. Al fin y al cabo, no solo sirve con ser sostenible, también “hay que parecerlo”.

Así que la moda sostenible usa esa ventaja competitiva en sus campañas de marketing con respecto a la moda más tradicional. Hay que tener en cuenta que las grandes marcas o las grandes cadenas tienen muchas más dificultades para cambiar toda su estructura y hacerla sostenible. Sin embargo, a un nuevo proyecto no le cuesta tanto iniciarse respondiendo adecuadamente a esos criterios. De hecho, son conscientes de que puede ser una ventaja a largo plazo y apuestan por ello sin ambages. 

Por eso, las nuevas firmas de calzado vegano están triunfando entre determinados tipos de consumidores que están comprometidos con otro tipo de consumo más responsable. Porque se puede ir a la moda y estar la última sin que eso suponga un perjuicio para el medio ambiente.

LA COMPRA MÁS BARATA

Desde que me di cuenta de que mi madre cambió de marca de leche y que ahora la leche que toma es de la marca central lechera asturiana le he comentado que le puede interesar central lechera asturiana puntos para conseguir algunas ofertas que le podrían interesar. Yo oí hablar de estos puntos por la madre de uno de mis amigos, que al parecer lleva usando estos puntos para conseguir ofertas que le hacían ahorrar un buen dinero a lo largo del año. 

 

He de decir que en nuestro país no conozco otra marca que haga algo similar con puntos de este estilo, pero sí que sé que en otros países lo de los puntos está muy establecido. En estos países por norma general se dedican más a los cupones de descuento que dan en los periódicos. Hasta he llegado a ver un programa de televisión en el que básicamente el programa consistía en intentar hacer una compra enorme gastando la menor cantidad de dinero posible. He de decir que no le veía nada de sentido a esto porque muchas de las cosas que se compraban en este programa no las iban a usar o consumir en mucho tiempo o nunca. En lo que se basaba más que nada el programa es en la adicción a las compras compulsivas de algunas personas. Solamente espero que nunca llegue a nuestro país un programa de este estilo, porque en aquí la gente se volvería loca por poder hacer una compra enorme gastando lo menos posible. Ya hay demasiada gente en nuestro país que está demasiado viciada en el tema de las compras. Sin ir más lejos la novia de uno de mis mejores amigos no hay día que pase sin que se compre varias cosas que a decir verdad no es que necesite, pero ella sigue comprando casi todo lo que ve y le gusta. Su novio y yo nos metemos con ella y le llamamos la bolsas, porque siempre que vuelve a casa lleva como mínimo una o dos bolsas en la mano. Hasta a veces nos esconde lo que se ha comprado, hasta que le vemos con cosas que nunca le habíamos visto y le preguntamos de dónde las ha sacado. Y entonces es cuando nos damos cuenta de que nos intentaba engañar.

Supermercados arrasados 

Érase una vez un planeta que, de la noche a la mañana, enloqueció por un virus travieso que puso en jaque a 8.000 millones de personas. De un día para otro enviaron a los niños a casa, se recetó cuarentena a todos los abuelos y teletrabajo a los empleados. Y salvo las farmacéuticas, los medios de comunicación y los supermercados, todas las industrias y sectores comerciales empezaron a padecer la situación. 

Y sí, en aquel mundo vírico era evidente que los supermercados no iban nada mal. Me acerqué a uno con el objetivo de comprar pan, una bolsa de naranjas y leche sin lactosa semidesnatada y me encontré con decenas de personas llenando los carros sin ton ni son. Comentaban unos con otros que lo habían visto hacer en algunos países vecinos y que es mejor poner las barbas a remojar… Fui recorriendo los pasillos y por ahí seguían, algunos ataviados con mascarillas y guantes. 

Pensé en que yo (que quede entre nosotros), que ni siquiera me pongo los guantes para tocar la fruta, era carne de cañón ante el virus. Entorné los ojos en el pasillo de los encurtidos y tuve la sensación de empezar a ver unas extrañas micropartículas que no había visto hasta ahora. ¿Serían ellos? ¿Sería el virus ese del que todo el mundo habla? ¿Y qué hacía yo en el pasillo de los encurtidos si había venido a por leche y poco más?

Justo antes de encaminarme al pasillo de los lácteos volví a la zona de la fruta y rapiñé dos o tres pares de guantes de plástico. Bien es cierto que no son precisamente los que recomiendan las autoridades pero menos da una piedra. Entonces me acerqué a por mi leche sin lactosa semidesnatada y, ¡horror!, sólo quedaba un cartón.

Justo delante de mí, otro ser humano ataviado con guantes de frutería esbozaba una sonrisa burlona mientras miraba de reojo su carro: allí había como diez cartones de sin lactosa semidesnatada. Se me habían adelantado. ¿Y qué sería de mí ahora? ¿Cuántas semanas podía aguantar sin leche antes de la llegada del apocalipsis? Continuará…

Consentimiento informado en ensayos clínicos

Cuando a un paciente le proponen participar en un ensayo clinico cancer de colon es necesario que firme un documento de consentimiento informado. Pero antes de firmar este documento, a fin de que el consentimiento sea realmente informado, el enfermo mantiene una serie de reuniones.

La primera suele ser con su médico, quién le plantea la posibilidad de entrevistarse para participar en el ensayo. Le dará la información básica al paciente para que este pueda valorar el acudir o no a una entrevista con un miembro del equipo investigador del ensayo.

Si el paciente escoge ir a la entrevista, lo habitual es que acuda acompañado. Esto es así porque de esta forma podrá aconsejarse mucho mejor y su familiar o persona de confianza tendrá también toda la información necesaria. En esta entrevista es posible realizar todas las preguntas que se quiera para que no queden dudas sobre qué se va a hacer.

Es habitual que se le entregue al paciente un dossier con la información y una copia del documento de consentimiento informado para que la lea con calma. A veces, se produce una segunda entrevista más adelante para que, una vez que se ha leído la documentación y se ha consultado con la familia, el paciente plantee las dudas que puedan haber surgido.

Tras esto, si se decide continuar, se firma el documento de consentimiento informado. Es importante resaltar que se trata de un documento en el que consta toda la información que se le da al paciente para que decida si participa o no en el ensayo, pero no es ni mucho menos un contrato. Es decir, si el paciente cambia de idea en cualquier momento, incluso cuando ya está comenzado el ensayo, podrá irse sin que nadie le retenga y sin que haya un problema por eso.

La mayoría de los pacientes que acceden a participar en estos ensayos lo hacen por dos razones, la primera es para poder acceder a tratamientos que podrían ayudarle a luchar contra su enfermedad. Aunque estos tratamientos todavía son experimentales, para poder probarse con humanos han tenido que pasar por muchas fases previas y, por tanto, tienen muchas posibilidades de funcionar.

La otra razón que lleva a acceder a firmar un consentimiento informado es la de ayudar a otras personas. Es el caso de enfermos que colaboran con estudios en los que no hay tratamientos alternativos, solo se recogen datos y se hacen pruebas para poder conocer mejor la enfermedad.

LA PIZZA DE LOS DOMINGOS

El domingo es el mejor día y no solamente porque no haya que ir a trabajar. Sino porque siempre tengo pizza para comer. Después de salir el sábado por la noche cuando me despierto al día siguiente, ya me despierto con el buen olor de la pizza. Y no es una pizza cualquiera es una rica pizza que mi madre me hace expresamente, con los ingredientes que me gustan como el jamón cocido o el Queso Gouda Ecológico certificado, no tengo que protestar como cuando pido una pizza con los amigos que no quiero que le pongan ingredientes que no me gustan. 

 

Además, da igual cómo te levantes el domingo después de salir. Si tengo el estómago un  poco mal porque me pasé por la noche no hay problema ya que como lo que necesite o pueda y el resto ya me lo como a la noche, ya que no se pone mala como otras comidas si no se comen en el momento.

 

Ya llevo unos cuantos años con esta tradición y me parece de las mejores tradiciones que he conocido a lo largo de mi vida, ya que no le molesta a nadie y me hace sentir muy bien. Y por lo que sé no soy el único que tiene esta clase de tradición. Cuando fui a Vitoria a visitar a una pareja de amigos que se mudaron a allí, ellos también tienen la misma tradición y más que nada la tienen por pereza por no cocinar el domingo. Pero a mí me vino de perlas, ya que el domingo que estuve allí hubo pizza el domingo para comer. Aunque era una pizza comprada y no era igual que la que me hace mi madre.

 

Sea como sea, me siento muy orgulloso de tener mi propia tradición, ya que no es que tenga la opción de tener demasiadas tradiciones propias, siempre me tengo que amoldar a los demás y ya me estaba empezando a cansar. Os animo a que os unáis a esta tradición y ya veréis como los domingos serán mucho mejores de los que ya son ahora.