Consentimiento informado en ensayos clínicos

Cuando a un paciente le proponen participar en un ensayo clinico cancer de colon es necesario que firme un documento de consentimiento informado. Pero antes de firmar este documento, a fin de que el consentimiento sea realmente informado, el enfermo mantiene una serie de reuniones.

La primera suele ser con su médico, quién le plantea la posibilidad de entrevistarse para participar en el ensayo. Le dará la información básica al paciente para que este pueda valorar el acudir o no a una entrevista con un miembro del equipo investigador del ensayo.

Si el paciente escoge ir a la entrevista, lo habitual es que acuda acompañado. Esto es así porque de esta forma podrá aconsejarse mucho mejor y su familiar o persona de confianza tendrá también toda la información necesaria. En esta entrevista es posible realizar todas las preguntas que se quiera para que no queden dudas sobre qué se va a hacer.

Es habitual que se le entregue al paciente un dossier con la información y una copia del documento de consentimiento informado para que la lea con calma. A veces, se produce una segunda entrevista más adelante para que, una vez que se ha leído la documentación y se ha consultado con la familia, el paciente plantee las dudas que puedan haber surgido.

Tras esto, si se decide continuar, se firma el documento de consentimiento informado. Es importante resaltar que se trata de un documento en el que consta toda la información que se le da al paciente para que decida si participa o no en el ensayo, pero no es ni mucho menos un contrato. Es decir, si el paciente cambia de idea en cualquier momento, incluso cuando ya está comenzado el ensayo, podrá irse sin que nadie le retenga y sin que haya un problema por eso.

La mayoría de los pacientes que acceden a participar en estos ensayos lo hacen por dos razones, la primera es para poder acceder a tratamientos que podrían ayudarle a luchar contra su enfermedad. Aunque estos tratamientos todavía son experimentales, para poder probarse con humanos han tenido que pasar por muchas fases previas y, por tanto, tienen muchas posibilidades de funcionar.

La otra razón que lleva a acceder a firmar un consentimiento informado es la de ayudar a otras personas. Es el caso de enfermos que colaboran con estudios en los que no hay tratamientos alternativos, solo se recogen datos y se hacen pruebas para poder conocer mejor la enfermedad.

Los comentarios están cerrados.