¿Cuál es el mejor sistema de impresión sobre soportes rígidos?

Los sistemas de impresión son diferentes según los materiales para los que se vayan a utilizar. No es lo mismo un material flexible, como el cartón, que puede deformarse ligeramente al ejercer presión que un material como un metacrilato que es absolutamente rígido. El modo en el que la tinta se deposita sobre el sustrato cambiará e incluso el tipo de tinta puede ser distinto según el material sobre el que va a ir. Por ejemplo, un cartón puede absorber parte de la tinta, pero en el metacrilato es muy importante un secado rápido para que no se deforme el resultado.

La impresion sobre soportes rigidos es muy utilizada en el sector de la publicidad y del packaging. Nos permite imprimir a todo color sobre materiales como los plásticos, vidrios o resinas consiguiendo los mejores acabados. Uno de los sistemas más utilizados para este tipo de impresión es la fotoimpresión. La fotoimpresión se usa para carteles publicitarios, pero también para productos de venta al público como por ejemplo los estores. Ofrecen una gran calidad de color, en tonos brillantes, y el resultado es como si se hubiera plasmado una fotografía en el material, por eso su nombre. Encontramos técnicas de fotoimpresión sobre packaging de plástico para diferentes artículos.

La serigrafía es la otra técnica que encontramos para la impresión sobre soportes rígidos y permite estampar todo tipo de dibujos y motivos sobre distintos materiales. Es, posiblemente, la técnica más habitual para la impresión de packaging de todos los materiales y otros productos como las banderolas publicitarias que podemos encontrar en los supermercados.

La serigrafía es una técnica que permite acabados muy modernos como los que se usan, por ejemplo, sobre el packaging metálico con el que se envuelven los productos de gama alta, como las latas de perfumes de lujo o de los envase para bebidas de las consideradas premium. También se usan estos envases para productos destinados a regalo por su presentación impecable.

La foto impresión y la serigrafía son las técnicas más usadas. Pero también se puede realizar impresión sobre soportes rígidos mediante sistemas indirectos como el offset. Este permite imprimir en todo tipo de colores excepto los fosforitos o los tonos metálicos. Aunque el offset por sus características es más usado para imprimir en papel y materiales flexibles, también se usa para los soportes rígidos en determinados casos.