El secreto mejor guardado de tus postres lácteos y bollos

Si eres de los que disfrutan realizando tus postres lácteos en casa seguro que más de una vez te has preguntado por qué no te salen como los que tomas en un restaurante o como los que hacen otros conocidos. Te adelanto que, en muchos casos, el secreto está en la leche en polvo desnatada.

La leche en polvo desnatada se añade a muchos postres con dos funciones muy importantes: la de sustituir parcialmente a la harina y hacer que de esta manera el postre sea más light o el de conseguir una mayor espesor en los postres lácteos tradicionales.

Si te gusta hacer yogurt en casa pero tienes que usar de cada vez uno o dos yogures comprados porque si no salen muy líquidos, deja de hacerlo. Añade un poco de leche en polvo, más o menos dos o tres cucharadas soperas por cada litro, y verás como toman una mayor consistencia, pero sin dejar de ser cremosos. Así, podrás utilizar tus propios yogures para hacer otros, evitando tener que comprar y pudiendo conseguir resultados totalmente personales. Puedes añadir más o menos leche en polvo según el grado de espesor que quieras conseguir ya que esto no va a afectar al yogurt.

El flan casero también puede quedar más espeso y con un sabor mucho más intenso si se añade leche en polvo. Incluso hay quién utiliza esta leche como ingrediente único para hacer el flan, mezclándola con agua de manera que quede concentrada. Pero no es necesario llegar a tanto ya que el sabor puede no ser del agrado de todo el mundo al quedar excesivamente intenso. Añade unas cucharadas soperas de leche en polvo a tu mezcla habitual para el flan y notarás la diferencia.

Si te encanta el pan de leche para desayunar o merendar, pero no has ido a comprarlo, puedes hacerlo en cuestión de minutos usando leche en polvo, concretamente 12 cucharadas caseras, que mezclaras con dos cucharaditas de café de polvo de hornear o levadura. En un recipiente a parte debes de batir tres claras de huevo a punto de nieve. Puedes usar las yemas mezclándolas con la leche en polvo o no. Si las mezclas tendrás un pan más sabroso y si solo utilizas claras, un pan nube muy ligero. Añade las claras a punto de nieve con movimientos envolventes y pon la mezcla en un molde. Hornea unos minutos y retira nada más estar dorado. Te encantará el resultado.

Los comentarios están cerrados.