Menú

Goccia

Posting, u know….

Cómo empaquetar nuestro estor y demás telas y ropas para una mudanza

La ropa es aquello en lo que primero pensamos cuando nos enfrentamos a una mudanza. Cambiar de domicilio no es una tarea fácil y supone un cambio que para algunas personas es muy difícil de asimilar. Pero si hay algo que tenemos claro en el momento de hacer una mudanza es que nuestra ropa debe venir con nosotros, y que además de la ropa propiamente dicha también debemos empaquetar otro tipo de telas como son las cortinas o en este caso el estor japonés.

 

Antes de empezar a guardar y llevar ropa de un lado a otro, lo primero que tenemos que tener claro es si la mudanza que estamos a punto de realizar es temporal o permanente. En el caso de que sea una mudanza temporal, ya sea por un tema de estudios, un problema puntual o por un trabajo temporal, lo primero que tenemos que ver es cuánto tiempo estaremos fuera y cuánto tiempo durará ese cambio de domicilio. Esto es importante ya que según el tiempo que estemos fuera de casa necesitaremos más o menos ropa y de igual forma según el tiempo que estemos fuera, y la temporada en la que estemos debemos llevar ropa de invierno o verano adecuada con la época del año o épocas en las que vayamos a estar fuera. Además si estamos fuera solo por una temporada igual no será necesario empaquetar nuestro estor japonés.

 

Pero si la mudanza es permanente y queremos llevarnos toda nuestra ropa a nuestro nuevo hogar, lo que tenemos que hacer en primer lugar es catalogar toda la ropa que tenemos, es decir, hacer inventario para tener conocimiento exacto de toda la ropa que tenemos. Un truco para que nos sea más fácil es clasificar la ropa según el tipo de vestimenta, por ejemplo todos los pantalones juntos, todas las camisetas o toda la ropa interior. Otro modo de clasificar la ropa, además de la ya mencionada es clasificarlas por temporadas en las que la utilizamos.
Una vez hecho todo esto pasamos a empaquetar la ropa. Si bien lo ideal es guardar la ropa en maletas, si no disponemos de maletas suficientes podremos guardarla en cajas perfectamente embaladas. En el caso del estor japonés debemos tener especial cuidado en que sus enganches no se estropeen durante la mudanza.