LA PIZZA DE LOS DOMINGOS

El domingo es el mejor día y no solamente porque no haya que ir a trabajar. Sino porque siempre tengo pizza para comer. Después de salir el sábado por la noche cuando me despierto al día siguiente, ya me despierto con el buen olor de la pizza. Y no es una pizza cualquiera es una rica pizza que mi madre me hace expresamente, con los ingredientes que me gustan como el jamón cocido o el Queso Gouda Ecológico certificado, no tengo que protestar como cuando pido una pizza con los amigos que no quiero que le pongan ingredientes que no me gustan. 

 

Además, da igual cómo te levantes el domingo después de salir. Si tengo el estómago un  poco mal porque me pasé por la noche no hay problema ya que como lo que necesite o pueda y el resto ya me lo como a la noche, ya que no se pone mala como otras comidas si no se comen en el momento.

 

Ya llevo unos cuantos años con esta tradición y me parece de las mejores tradiciones que he conocido a lo largo de mi vida, ya que no le molesta a nadie y me hace sentir muy bien. Y por lo que sé no soy el único que tiene esta clase de tradición. Cuando fui a Vitoria a visitar a una pareja de amigos que se mudaron a allí, ellos también tienen la misma tradición y más que nada la tienen por pereza por no cocinar el domingo. Pero a mí me vino de perlas, ya que el domingo que estuve allí hubo pizza el domingo para comer. Aunque era una pizza comprada y no era igual que la que me hace mi madre.

 

Sea como sea, me siento muy orgulloso de tener mi propia tradición, ya que no es que tenga la opción de tener demasiadas tradiciones propias, siempre me tengo que amoldar a los demás y ya me estaba empezando a cansar. Os animo a que os unáis a esta tradición y ya veréis como los domingos serán mucho mejores de los que ya son ahora.

Los comentarios están cerrados.